Seleccionar página

Son muchas las veces que médicos, fisioterapeutas, entrenadores, etc. nos han recomendado practicar natación de forma regular para mejorar nuestro físico o corregir ciertas posturas. Sin hacer discriminación en edad.

No obstante, la natación también destaca por sus beneficios para la salud mental. Desde la perspectiva psicológica, es todo un oasis para los problemas cotidianos y la ansiedad que se le asocia. Del mismo modo, es un deporte que permite desarrollar aptitudes positivas como la constancia y la tenacidad.

Estos aspectos los confirma un estudio, destacando que practicar natación crea en la persona un estado de confort físico pero sobre todo psicológico.

Asimismo, esta investigación respalda los beneficios del agua, ya que ejerce un fuerte efecto tónico sobre el sistema nervioso. Por ello, las actividades acuáticas suelen recomendarse a las personas que sufren trastornos mentales.

Son numerosas las ventajas que ganamos en salud y físico gracias a la natación. Pero queremos destacar 5 beneficios psicológicos que produce la natación:

  • Reduce el estrés

Se trata de una actividad muy relajante, que permite un mayor flujo de oxígeno a los músculos, obligando así a regular la respiración.

Además, ayuda a promover el crecimiento de nuevas células cerebrales en partes del cerebro que se pierden por estrés crónico.

Por tanto, la natación es una actividad que influye positivamente en tu capacidad para manejar y enfrentar el estrés.

  • Aporta energía

¿Te sientes fatigado y cansado al terminar de practicar un deporte? En la natación pasa justo lo contrario. De hecho, los expertos recomiendan comenzar el día nadando para afrontarlo con mejor ánimo gracias al aporte de energía que produce.

  • Refuerza tu autoestima

Practicar natación pone en acción la mayor parte de los músculos del cuerpo, por lo que permite quemar el exceso de grasas y tonificar al mismo tiempo. Esto provoca un aumento de la confianza y del autoestima, y produce el mejor efecto dominó que existe: ¡al sentirte mejor contigo mismo, tu estado de ánimo mejorará automáticamente!

  • Aumenta la potencia cerebral

Ante todo, la natación es entrenamiento cardiovascular, el cual permite que la sangre oxigenada sea bombeada de manera más efectiva. Y cuanto mayor es el flujo sanguíneo, más oxígeno recibe el cerebro. Es decir, cuanto mejor funciona tu cerebro, mejor reaccionará el resto de tu cuerpo.

Con una buena rutina de natación podrás observar como tus  niveles de concentración aumentan y realizar las tareas diarias se hará más llevadero.

  • Funciona de antidepresivo

El aspecto más positivo de practicar natación es que, a pesar de tratarse de un deporte individual, las clases suelen ser grupales. Estas brindan una experiencia social a los participantes. Además, completar los continuos retos individuales que ofrece la natación proporciona una sensación de logro en la persona, haciendo que se liberen endorfinas y serotonina.

En conclusión, la natación es un deporte único y de los más completos, ya que engloba los beneficios del entrenamiento aeróbico, anaeróbico y de resistencia sin causar gran impacto sobre huesos y músculos.

¿A qué esperas para darte un chapuzón y hacer tus primeros largos?